Páginas como ebay y Amazon ofrecen la posibilidad de traer productos de cualquier parte del mundo a Argentina, incluso en medio de una pandemia.

Comprar online en el exterior puede parecer complejo o arriesgado, sin embargo, la oferta resulta tentadora a la hora de ahorrar mucho dinero o fabricar productos que no están disponibles en Argentina.

Lo cierto es que las opciones son infinitas, pero para que la experiencia no sea un dolor de cabeza, es necesario adquirir ciertos conocimientos en relación a las variables que pueden aparecer en el camino hacia el bien deseado, especialmente cuando el mundo pasa por una pandemia.

Para los artículos más costosos, como tecnología, libros, cosméticos o accesorios robóticos, la diferencia económica puede ser decisiva. Sin embargo, para los de escaso valor, la búsqueda en páginas extranjeras no es práctica, ya que el envío podría acabar encareciendo el importe final, lo que dejaría de beneficiar al usuario.

Actualmente, existen varias páginas que ofrecen envíos puerta a puerta, como se establece en la página de la AFIP, evitando que el interesado realice trámites complejos y engorrosos. Este es el caso de los sitios de compra directa como Amazon, eBay y B&H Photo-video, entre otros.

Estas opciones requieren que el usuario tenga una tarjeta de crédito internacional y las transacciones se realicen en moneda extranjera. La conversión a pesos argentinos se realiza cuando la tarjeta está cerrada, tomando en cuenta la cotización del día.

Se ha informado de experiencias de compra exitosas en los sitios de Amazon en España, Italia y Alemania, así como en el Reino Unido y Francia. En cuanto a compras en Estados Unidos, alguno han mencionado que funciona correctamente, pero tienen muy pocas opciones de envío a Argentina.

También se pueden adquirir artículos desde páginas que funcionan como integradores con sede en Miami, que cuentan con más de mil millones de productos nuevos y originales de las mejores marcas del mundo. La cantidad se pesa y se congela cuando se cierra el trato y, en algunos casos, incluso ofrecen descuentos.

También existen opciones que conectan a compradores y viajeros de todo el mundo. Un usuario crea su pedido, busca el producto en la tienda en línea y recibe varias ofertas de entrega de viajeros verificados en ruta a su ciudad. Cuando acepta uno, lo paga y se arregla el encuentro entre los dos. El viajero no recibe su comisión hasta que el usuario confirma la recepción.

Lo cierto es que más allá de la página elegida, el contexto exige que se activen las alertas y se prevengan determinadas condiciones que han modificado de forma decisiva el normal desarrollo de los envíos internacionales dado a la pandemia.

Esto es todo lo que necesita saber al comprar un producto en el extranjero:

Encuentra precios de referencia

Aunque parezca absurdo, siempre es recomendable buscar primero un precio de referencia en las tiendas online nacionales, o en las radicadas en el país, como Mercado Libre.

La comparación puede traer una gran sorpresa, ya que los costos de envío encarecen el producto, y si se toman en cuenta variables como la financiación al 0% que ofrecen algunas tarjetas de crédito o el tipo de cambio que habrá en el momento del pago del resumen, puede tener más sentido (y ser más simple) obtener el producto en un sitio nacional.

Con los mejores precios de todas las opciones, es necesario analizar si la diferencia es más del 20 o el 25% del ahorro, para que valga la pena considerar la posibilidad de comprar en el exterior.

Simula la compra antes de realizarla

Muchos sitios web ofrecen un simulador de compra que puede ayudarlo a determinar el monto total real que se pagará por el producto. Cabe señalar que las tarifas de importación, los costos de envío, los impuestos de nacionalización y otros elementos en los que normalmente se incurriría durante el proceso se agregarán al precio base.

De ahí que sea necesario llegar a la pantalla final para evitar futuras decepciones.

Asimismo, con respecto al Impuesto PAÍS, es importante prestar especial atención y verificar si la ubicación seleccionada lo tiene en cuenta o no.

Si vas a comprar en Amazon desde Argentina, considera que hay páginas que discriminan e incluyen al Impuesto PAÍS en el total, pero Amazon no lo hace, y va directamente al resumen de la tarjeta de crédito como una tarifa separada.

Tenga en cuenta los plazos de entrega

Casi todos los sitios web mencionados tienen advertencias sobre los retrasos actuales, aunque se señala que un producto puede tardar hasta ocho semanas en llegar. Lo cierto es que si bien se fija un área en el momento de la compra, no hay garantía de que se reciba en tiempo y forma.

Esto debe tenerse en cuenta ya que puede haber muchas variables (dónde está el producto, qué empresa postal lo enviará, qué viaje tomará para llegar al país, etc.) y pueden crear temores no deseados en tiempos de pandemia. En cualquier caso, se ofrece un código con cada transacción que permite rastrear el producto. En algunos casos, se pueden solicitar reembolsos si no se reciben a tiempo.

Evaluar los tipos de entrega

Existen dos tipos de métodos de envío: el correo oficial de cada país, en nuestro caso Correo Argentino; y mensajeros privados. Para esto último, según lo estipulado por la AFIP, el ciudadano no está obligado a presentar la declaración simplificada, sino en este caso por el mismo mensajero que también realiza el pago correspondiente.

Los productos no pueden exceder los 50 kg, tener un valor no mayor a $ 3,000, constar de hasta 3 unidades del mismo tipo y no tener finalidad comercial.

Sin embargo, el caso del Correo Argentino es más complejo ya que requiere una explicación simplificada de las entregas postales internacionales que se gestiona a través del sitio web de correo electrónico.

Según AFIP, solo las personas que tengan que ingresar bienes cuyo valor de compra no supere los $ 3.000 pueden trabajar con esta modalidad. La mercancía tiene un límite de 20 kilogramos por paquete, debe estar destinada al uso personal y el tipo y cantidad no debe asumir ningún fin comercial.

Funciones, reembolsos y devoluciones

Es importante comprobar que está comprando lo que quiere y no versiones similares. Características como la marca, el modelo, el tamaño, el peso, el color, el origen de fabricación y las especificaciones técnicas son claves para evitar el disgusto. En estos casos es imperativo leer lenta y cuidadosamente. Además, debe evaluar si el producto tiene garantía o devolución por error y cómo funcionan los reembolsos, ya que cada lado tiene su propio conjunto de reglas.

Busque reseñas e instrucciones

Las diferentes opiniones de los usuarios sirven de guía para ver cómo funciona el sistema en el país. Sin embargo, hay tantos compradores como experiencias, y aquellos que tuvieron una excelente adquisición en el primer momento pueden no obtener su paquete en una segunda transacción.

Encontrar información de calidad es un buen punto de partida. YouTube cuenta con una gran cantidad de videos de creadores de contenido nacional que explican paso a paso cómo comprar algo en cada página, notando sus diferencias así como las malas experiencias que han tenido con algo del exterior.

La buena noticia es que ya no es necesario tener una clave fiscal de nivel 3 o una declaración de impuestos como lo era en el pasado. Pero los requisitos que se deben cumplir son:

  • Ser mayor de 18;
  • Tener un número CUIT o CUIL activo;
  • Tener la situación fiscal sin deudas judiciales.

Lo cierto es que, para todo aquel que busque realizar su primera compra online en el extranjero, es recomendable empezar con algo de poco valor y considerar cómo ha sido el proceso desde que lo adquieren y hasta que el producto llega. A medida que avancen, ganarán experiencia y comprenderán los términos y condiciones impuestos por este método, conociendo las restricciones impuestas por la pandemia.

La devaluación del peso argentino, el impuesto PAÍS, la crisis económica y las restricciones operativas al tráfico internacional pueden desalentar cualquier intento de compra fuera de los límites nacionales.

Pero, ante una adquisición inminente, evaluar los costos en otras páginas del mundo puede ser un buen ejercicio para tener un parámetro comparativo del valor “verdadero” de los artículos. La búsqueda de lo práctico puede llevarnos a China o Estados Unidos, o por qué no, encontrar la mejor opción cuando volvamos a casa.