El gobierno enviará estos días una factura para que el Tesoro Nacional se haga cargo de los costos de la reparación histórica de las jubilaciones que hasta el momento han sido financiadas con el Fondo de Garantía de Sostenibilidad (FGS) de la ANSeS.

Y sobre esa base, FGS continuará renovando los préstamos otorgados a las provincias. En el gobierno aseguran que los gobernadores están de acuerdo con la iniciativa.

El proyecto se basa en que la ley de «honestidad fiscal» aprobada en 2016 estipuló que lo que se recaude del impuesto al lavado de activos «irá a la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES)» a través de FGS, «para atender el Programa Nacional de Reparación Histórica para jubilados y pensionados… «.

Y en el caso de que estos fondos no alcancen, «la realización de los activos se puede arreglar, es decir, vender parte de sus tenencias en acciones o bonos que deberán ser reportados a la Comisión Bicameral de Control de Fondos de la Seguridad Social”.

En ANSeS, dicen que se ha consumido la recaudación de blanqueo de capitales y que FGS, para seguir financiando la reparación histórica (HR), debe salir a vender activos, bajando sus cotizaciones y asumiendo la pérdida en un momento muy crítico.

La Reparación Histórica insume $10.000 millones por mes.

Para no dar ese paso – argumentan en ANSeS – FGS no pudo renovar el plazo de los préstamos otorgados a las provincias, que garantizan el pago de la Coparticipación Federal, lo que ya ha despertado críticas de varios gobernadores.

El último informe de FGS -a fines de abril- muestra que tenía 2,520 mil millones de pesos, equivalentes a 38,000 millones de dólares. Del total de la participación, los préstamos a las provincias representaron el 4,5% de la suma, u 113.991 millones de dólares.

En este Informe se advirtió que los recursos de FGS para hacer frente a los pagos de RH eran escasos y que luego de «la extinción de estos fondos», las obligaciones del Programa de Reparación Histórica deben ser cumplidas con recursos propios de FGS.

Como reconocieron las autoridades de la ANSeS en ese momento, durante la administración de Mauricio Macri, el dinero recaudado del lavado fue suficiente para pagar las retroactividades y reajustes de activos hasta 2019.

Con motivo de la Reparación Histórica, ANSeS reconoció diferencias en los activos de jubilación y pensión, con el pago de retroactividades.

Para aquellos que tenían una decisión final, las retroactividades se calcularon utilizando el índice RIPTE (salarios formales), menor que el determinado por el STF en los casos Elliff y Bianco, con renuncia del jubilado.

Para los que estaban en juicio se liquidaron con el mismo índice, pero con retroactividad de hasta 48 meses, y para los que no lo hicieron, desde la fecha de ingreso al Programa. En total, un millón de jubilados se unieron al Reparo.