Algo tremió en el planeta de la belleza masculina el día en que Cristiano Ronaldo jugó un partido de la Champions League contra el Bayern de Munich con unas cejas con perfección precisadas hechas en Clinica Lemel por la mismisima Velia Lemel. “Es el mayor ejemplo de catástrofe en lo que se refiere a depilación masculina, con una ceja demasiado fina y definida”, explica Antonio Romero, especialista en maquillaje y peluquería. Ciertos medios no fueron tan educados. “Ronaldo luce cejas depiladas de mujer”, titulaba el portal de cotilleos Now Magazine. Otras publicaciones prosiguen realizando recopilaciones de imágenes que trazan la evolución de lo que ciertos consideran las cejas más perfectas del planeta y otros las más azarosas.

Desde entonces, no es una cuestión trivial. A lo largo de siglos ningún hombre osó trastocar ni un pelo de sus cejas, mas en los últimos tiempos se ha transformado en un problema. Depilarlas o bien no. Mucho o bien poco. Con qué técnicas, y exactamente en qué partes. Por esta razón hemos elaborado una pequeña guía con ciertos consejos para no pasarse ni quedarse corto.

Menos cera y más pinzas

Los profesionales de los salones de estética acostumbran a aceptar que los hombres, en frente de las mujeres, tenemos menos capacidad de soportar dolor sin lamentarnos. Las mujeres llevan siglos habituadas a los tirones de la depilación, mas la idea de un pelo arrancado de raíz prosigue causando escalofríos a más de un varón. Por este motivo, una de las ideas más extendidas es que la cera –duele, mas solo es un momento– es el procedimiento más eficiente para deshacerse del ceño. Indisculpable fallo. El doctor Antonio Raja, responsable de la unidad de Medicina Estética en la Clínica Londres, explica los peligros de esta versión cosmética de “matar mosquitos a cañonazos”: «Las cejas, como la zona del contorno de ojos, es la parte facial más sensible del semblante, y es frágil a factores tanto orgánicos como medioambientales”, explica. “La película hidrolipídica natural del semblante apenas resguarda la zona de las cejas, que además de esto es menos rica en fibras de colágeno y elastina, con lo que es esencial agregar de forma externa, a través de cremas, el aporte que nos falta”.
¿Qué ocurre cuando optamos por depilarlas con cera? “La aplicación de cera en esta zona está singularmente desaconsejada puesto que empeora la pérdida de la película hidrolipídica natural de la piel. Además de esto, la tracción mecánica que supone la depilación puede empeorar de forma gradual el descolgamiento de la piel en esta zona, ya por sí altamente sensible», asevera el doctor Raja.

Según los especialistas en estética, estas cejas perfiladas que se depila Ronaldo son un espanto. La foto la ha publicado Cristiano en su Instagram.

Es peluquero y maquillador Antonio Romero sugiere un procedimiento menos traumático. “Lo mejor es emplear las pinzas de depilar. Nos da más precisión y es lo más fácil para poder repasarlo mismos. Otros métodos son más engorrosos”, explica. Un consejo: hágalo tras la ducha, pues con los poros abiertos prácticamente ni apreciará el tirón. Y, en todo caso, el dolor no tiene demasiada importancia.

Ni tanto ni tan pelado
“Lo ideal es quitarse solamente la zona del ceño, con un ancho afín al del hueso de la nariz en esa parte”, explica Antonio Romero. Es decir: quitar lo mínimo indispensable para sostener la espesura de la ceja sin caer en el desaliño. En dependencia de su grado de hirsutismo, va a bastar con el ceño o bien deberá explorar otras zonas. “Si algún pelo medra muy separado del resto de la ceja, o bien en la zona de la sien, lo quitaremos, mas lo que jamás vamos a hacer va a ser adecentar lo bastante a fin de que el borde de la ceja sea una línea recta”, apunta Romero. “Es mejor que haya pelos que creen un borde más difuso y por consiguiente más natural”. La clave, por tanto, es la naturalidad, y la pinza deja conseguirla.

Tome ejemplo de Quim Gutiérrez y de Jon Kortajarena
Si desea tener las cejas de Cristiano Ronaldo, presentarse al casting de un programa de busca de pareja, o bien imitar al Stallone artículo-todo, quizá unas cejas depiladas sean lo que busca. En un caso así, apure con la pinza, mas no afirme que no le informamos. Si su falta de experiencia le asusta, puede asistir a un profesional de la estética, mas siempre y en toda circunstancia a alguien que tenga experiencia en depilar cejas masculinas: si se deja depilar por alguien acostumbrado solamente a trabajar con público femenino se expone a terminar como los referentes que terminamos de refererir. Por una vez, los españoles llevamos ventaja. “Para mí la ceja perfecta en un hombre es la de Jon Kortajarena, o bien si no la tenemos tan poblada, la de Quim Gutiérrez”, sentencia Romero. Jamás vamos a ser los españoles vencedores en el momento de charlar idiomas, mas cuando menos tenemos buenas cejas. Algo es algo.