Bebés nacidos sin un brazo o una mano, el misterio que inquieta a Francia

¿Por qué razón nacen pequeños sin un brazo o bien sin una mano en ciertas zonas muy localizadas de Francia pero si con nombres de bebe y nombres de varon y mujer? El interrogante, que llevaba rondando —e inquietando— a todo el país desde hace múltiples semanas, ha vuelto a reaparecer ahora con más fuerza, tras conocerse que el inconveniente podría estar considerablemente más extendido de lo que se creía. Y, asimismo, pues prosigue sin haber una contestación clara no solo sobre el número de perjudicados, sino más bien aun sobre los posibles motivos de estos casos de agenesia en miembros superiores tan localizados en un periodo de quince años. ¿Puede ser culpa de algún fármaco tomado a lo largo del embarazo? ¿De algún comestible? ¿O bien es una cosa que se respira? ¿Van a estar los pesticidas tras estas malformaciones innatas, como creen ciertos ecologistas? El inconveniente ha pasado a adquirir una dimensión nacional y ha obligado a las autoridades a anunciar una nueva investigación más extensa que las precedentes.

Una investigación anterior de las autoridades sanitarias se cerró a inicios de octubre sin contestaciones concluyentes, para frustración de las familias perjudicadas y de no pocos políticos. Las cantidades, arguyeron en ese instante los especialistas, eran infrecuentes, mas no necesariamente alarmantes: 4 casos en el departamento bretón de Morbihan de bebés nacidos entre dos mil once y 2013; 3 en torno a Mouzeil, en el Loira-Atlántico, a lo largo del periodo dos mil siete-dos mil ocho, y 7 más en Ain, en el este del país, entre dos mil nueve y dos mil catorce. A pesar de que todos y cada uno de los casos se habían producido en un perímetro muy limitado —por ejemplo, los de Ain se encuentran en un radio de diecisiete quilómetros de la localidad de Druillat—, no se llegó a ninguna conclusión contundente y se dio carpetazo al tema señalando que, aunque en Bretaña y en el Loira-Atlántico había un “exceso de casos”, no se podía decir lo mismo de Ain. De cualquier forma, añadieron, no se había podido establecer ninguna causa específica para estas malformaciones innatas en los miembros superiores que, según las cifras oficiales, padecen unos ciento cincuenta bebés todos los años en toda Francia.

“Puede haber una razón cromosómica, de fármacos, pueden tener un motivo medioambiental, pueden ser motivos mixtos, mas en nuestros días no tenemos la más mínima pista que nos deje avanzar”, afirmó en aquel momento el directivo general de la Agencia de Salud Pública francesa, François Bourdillon. Exactamente el mismo que ahora, apenas 4 semanas después, ha confirmado que está “en marcha” una nueva investigación, esta vez a nivel nacional.

El motivo: el martes, esta agencia confirmó que se estudian once posibles casos más en Ain, que elevarían a dieciocho el número de bebés nacidos entre dos mil y dos mil catorce a los que le falta un brazo, el antebrazo o bien una mano. La nueva ha dado un vuelco a la situación. La Agencia de Salud Pública ha lanzado una “investigación nacional”. A la espera de los resultados, que van a tardar por lo menos 3 meses, las especulaciones se multiplican. Y las autoridades no se atreven ya a descartar nada.bebes francia

“No cerraremos ninguna pista”, aseguró el miércoles la ministra de Salud, Agnès Buzyn. “Quiero saber, creo que toda Francia desea saber” lo que pasa, “no podemos satisfacernos con decir que no hemos encontrado una causa”, añadió en declaraciones a la transmisora BFM TV, en las que adelantó una “pista medioambiental”. Es posible que esté vinculado a lo que comieron las madres de los pequeños perjudicados a lo largo del embarazo, o bien a algo “que respiraron”, aventuró. “No vamos a ocultar nada”, prometió por su lado Bourdillon.

Muestra del nerviosismo es el cambio de actitud respecto de la estudiosa Emmanuelle Querer. La epidemióloga, que dirige el registro de malformaciones en Rhône-Alpes, donde se ubica el departamento de Ain, fue la primera en dar la señal de alarma sobre el infrecuente número de casos concentrados en zonas como Ain. Acusada por otros colegas de haberse comportado de una manera alarmista, la científica fue notificada el viernes pasado de su despido. Conforme el dominical Journal du Dimanche, que descubrió la nueva, Querer había declarado la semana pasada frente a un conjunto parlamentario sobre salud medioambiental que la primera vez que informó de que algo extraño pasaba fue en el mes de febrero de dos mil once. Asimismo criticó la manera de examinar los casos sobre el terreno de la Agencia de Salud. Mas la científica puede respirar algo más apacible. El primer día de la semana, recibió otra notificación que le notificaba de que su despido estaba “suspendido”.

Las nuevas investigaciones lanzadas se van a centrar en un primer instante en el departamento de Ain para extenderse a lo largo del mes de noviembre por toda la zona de Rhône-Alpes y, después, a todo el territorio, adelantó el jefe de la Agencia de Sanidad Pública.

La agenesia trasversal de miembros superiores provoca la ausencia de la capacitación de una mano, el antebrazo o bien el brazo a lo largo del desarrollo del feto. Conforme la Agencia de Salud Pública, en Francia son “malformaciones raras”. En verdad, la incidencia es en este país de uno con siete casos por cada diez nacimientos, cerca de ciento cincuenta casos por año.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *