Cómo reconocer, elegir y beber un buen whisky

Tras esto, quizás dejes la Coca Cola. O bien no, pues hay creencias para todo gusto. Sin embargo, es verdad que el whisky, el bueno, que ya no estamos para botellones, es un destilado tan complejo en aromas, sabor y matices normalmente que es una pena no comprenderlo o bien no saber complementarlo apropiadamente.

Acá somos mucho del cubata, qué le haremos. Mas aun siendo de este modo, y si no te ves tomándolo solo al estilo “western”, puedes seleccionar un tanto mejor la mezcla ideal y no cargártelo. Alén de lo pedante, te agradará más y te evitará la resaca de tu vida por la mañana siguiente.

Hemos hablado con ciertos nombres de referencia en la materia. Y les hemos preguntado sus claves estrella para darnos a la bebida, a esta bebida concretamente.

Entre Tom Jones, no el de “Sex bomb” sino más bien el Global Ambassador de Johnnie Walker; Ximena Cervantes, brand ambassador de Dewar’s y los whiskys de Conjunto Bacardi; Bill Lumsden, directivo de instilación, creación y stock de Glenmorangie; y Nagore Arregui, Schweppes Mixing Master y Head Barman del restorán Urrechu, en la capital española, nos espabilan en el tema, por muchas copas que llevemos.

PRIMERO, DILO Y ESCRÍBELO CORRECTAMENTE

Si solicitas un whiskey por medio de un delivery de bebidas, con y también, vas a estar pidiendo un irlandés, tierra que demanda la invención de este trago desde el siglo XII. Quizás un americano o bien un nipón, que sube como la espuma en los últimos tiempos. Solo si solicitas un whisky, sin esa y también, te vas a estar refiriendo al renombrado escocés, versión perfeccionada, meridianamente conforme los escoceses. En estas tierras se empezó a trabajar la malta que los hace tener nombre propio, simplemente “Scotch”. “Harry, ponme un “Scotch”. Tú sí que molas.Cómo reconocer y beber buen whisky

EL “BLENDED” ES PEOR. FALSO

Cervantes (Ximena) empieza por aclararnos las categorías:

Blended Scotch: Mezcla de whisky de grano y whisky de malta. De cuerpo más ligero y por norma general más económico.

Single Malt: Whisky de malta de una destilería.

Blended Malt: Mezcla de whisky de malta de 2 o bien más destilerías.

Cask Strength: ¡Ojo! No están rebajados con agua y su carga alcohólica acostumbra a estar entre los 50º y los 55º.

Single Cask: Embotellados de manera directa de la barrica, en ocasiones se emplean barricas infrecuentes que se reflejan en la etiqueta.

Double Marrying: doble envejecimiento. Este doble proceso los vuelve más untuosos y suaves en boca.

Con esto claro, ¿cuál escogimos? Va en gustos, desde entonces, mas Ximena rompe tópicos: “Tras la revolución de los whiskys de malta, que empezó en torno a los años setenta, estos se han ganado el corazón del público, que ha llegado a desacreditar a los “blended”. Un Blended Scotch es una sinfonía musical tocada por instrumentos de manera perfecta afinados. Realizarlo bien es crear el más fantástico de los perfumes. Y esto no lo hace cualquiera”.

¿DE DÓNDE?

El Global Ambassador de Johnnie Walker detalla los matices de cada denominación, en el caso del “Scotch”: “El whisky de la isla Islay acostumbra a ser ahumado; de Highland, meloso y dulce; el de Speyside es afrutado; el de las tierras bajas, ligero; y el “blended” (remarca), una genial mezcla de todos y cada uno de los anteriores”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *