Volkswagen, Fiat y General Motors admitieron que se encuentran entre las automotrices que infringieron el pacto comercial entre la Argentina y Brasil para vehículos y autopartes, lo que podría tener como resultado el pago de multas.

Conforme el acuerdo firmado entre ambos países, por cada US dólares americanos 1 que los argentinos exportan al mercado brasileiro, pueden importar hasta US$ 1,5. Esta relación es llamada «flex» por los dos gobiernos. Como la demanda estuvo en baja a lo largo de la crisis económica, las ventas de autos argentinos a ese destino también cayó. Por otra parte, las ventas en el mercado local sí medraron y ese incremento estimuló las exportaciones brasileñas.

Conforme publicó la revista brasileira Istoé Dinheiro, ese desequilibrio ha llevado el «flex» de todo el sector a alcanzar algo un tanto sobre US $ 2. Conforme con la prensa brasileña, fue de US dólares americanos uno con ochenta y cinco en dos mil dieciseis y de US$ dos,34 el año pasado. De julio a enero de dos mil dieciocho llegó a US$ 2,19.

Con la balanza desfavorable para Argentina, como publicó Clarín, el Gobierno decidió poner un tabique a la importación de autos desde Brasil por la parte de las terminales automotrices que infrinjan el flex y fijó la fórmula de cálculo para el seguro de caucion obligatorio de deberán contratar las factorías automotrices.

El Gobierno avanza con el seguro de caución de las automotrices
“El seguro de caución va a ser obligatorio para las operaciones de importación y exportación por la parte de las terminales automotrices durante el periodo que va de junio de 2016 a junio de 2017”, apuntaron semanas atrás fuentes oficiales. “No es una multa, sino un seguro que hay que contratar de manera precautoria. Y regirá solo para aquellas empresas que se hayan sobrepasado del flex de 1,5 acordado con Brasil”, añadieron las fuentes. Cuando en 2020 venza el acuerdo, las terminales que completen el período 2015-2020 con la cuenta comercial en colorado (siempre el relación a un “flex” de 1,5), van a deber abonar una multa equivalente a 35 por cien de su excedente de importaciones.

La semana pasada, el presidente de Volkswagen para la zona de América del Sur, América Central y el Caribe, Pablo Di Si, afirmó que la automotriz está entre las incumplidoras. Fue en el marco del lanzamiento de la nueva versión de la pickup Amarok, en San Pablo. El ejecutivo, no obstante, minimizó la cuestión, aduciendo que el exceso ya estaba en la planificación de la empresa y que, ya antes del final del pacto, el equilibrio comercial entre los dos países va a ser retomado, y respetado el «flex».

Los autos del futuro ya llegaron
Di Si explicó que, en el caso de Volkswagen, el exceso es causado por el segmento de camiones, publicó Istoé Dinheiro. Según él, la automotriz consigue efectuar un intercambio equilibrado entre los 2 países en el comercio de vehículos livianos, ya que tanto la fábrica de Argentina como las de Brasil tienen producción en ese segmento. El inconveniente está en los camiones, en tanto que solo Brasil los genera y exporta.

El ejecutivo no deseó informar cuál es el tamaño del exceso de Volkswagen ni cuál es el valor cobrado por el gobierno argentino como garantía, mas afirmó que la empresa no está entre los peores casos. «Si miramos la película como un todo, tiene automotrices que están muy arriba», aseveró Di Si, sin revelar los nombres de las compañías.

Importaciones de comburentes y autos ampliaron en enero el déficit comercial
La garantía cobrada por el gobierno argentino es referente al período que va de julio de dos mil quince, cuando se inició la última renovación del acuerdo, hasta junio de dos mil diecisiete, cuando esta renovación cumplió dos años. En ese periodo, el «flex» quedó en uno con ocho dólares americanos.

Además de Volkswagen, GM y Fiat asimismo aceptaron que están excediendo el flex. GM informó que está apenas «un tanto por encima» del límite y afirmó que, por eso, la garantía cobrada por Argentina es irrisoria, de 25.000 dólares estadounidenses. Fiat aseveró que va a reequilibrar el comercio entre los 2 países por medio de la exportación del Cronos, el nuevo modelo que está produciendo en Argentina. 4 terminales dijeron que no están superando el «flex»: Ford, Honda, Toyota y Scania. El resto, está en duda.

Los números del rojo comercial

A lo largo de 2016 y asimismo el año pasado, la venta de automóviles 0km en la Argentina se disparó y llegó a superar las 900.000 unidades el año pasado, de los cuales más del 70 por cien fueron importados, tanto desde Brasil como de países de extrazona. Para este año, las expectativas de no pocos analistas del sector son de más de un millón de patentamientos.

En cambio, la producción y exportación local prosiguió estancada: se produjeron 472.000 unidades y fueron exportadas doscientos nueve mil. Esa disparidad entre importaciones y exportaciones arrojó un déficit comercial de vehículos y autopartes que sería no inferior a 7.000 millones de dólares americanos, según analistas del campo.