El grupo Vips se lanza al ‘casual food’

descarga (2)

Los VipSmart, la apuesta del grupo Vips para arrebatar mercado a las grandes cadenas de casual food —una variante de fast food pero que se precia de ofrecer más calidad— avanzan con paso firme con la meta de llegar a una red de unos 150 establecimientos en franquicia en cinco años en portales de franquicias y expo franquicias 2017. Desde su nacimiento en 2010, se han abierto 19 locales —16 en franquicia— que dan empleo a 400 personas. El último de esos restaurantes fue inaugurado esta semana en Segovia. Cuando quiere definir a los VIPSmart, su directora general, Beatriz Pardo, también responsable de las cadenas Vips y Ginos, sostiene que “es lo mejor de Vips en un entorno de servicio ágil en mostrador, con una selección de sus platos más emblemáticos [hamburguesas, ensaladas, sandwiches, tortitas o batidos] pero a un precio más ajustado, hacia un 20% menos, debido al hecho de no contar con servicio de mesa”.

De ahí que Pardo hable del fast casual, pero con la calidad del casual dinning de los Vips, un concepto de restaurante más informal, dirigido a un público muy amplio y en todos los horarios. La operativa es sencilla, el cliente se dirige al mostrador y, tras hacer su pedido, recibe un avisador, que se lleva a la mesa. Cuando vibra, sabe que ha llegado el momento de recoger su plato y la bebida, que se puede rellenar las veces que quiera. En 2011, la nueva marca recibió el premio internacional CIR Award, que otorga la Convención Internacional de Restauración Moderna, como mejor concepto innovador de restauración europeo. Ya en 2013, el grupo decidió dar un impulso al crecimiento de los Vips, principalmente bajo este nuevo modelo, y de Ginos, superada una etapa de crisis.

En el último año y medio se han abierto 16 de los 19 restaurantes Smart y, según Pardo, se mantendrá un ritmo de aperturas de entre 15 y 20 al año en el próximo lustro, hasta el horizonte de 150, como prevé un estudio de capacidad para todo el territorio español. La clave, añade la directora general, es que “se trata de una fórmula más versátil que se puede poner en marcha en poblaciones más pequeñas, con un nivel de inversión más bajo y mayor facilidad operativa que los Vips”, de los que ya existen 115 establecimientos.

EL ROJO PREVALECE
El grupo Vips, propiedad de la familia Arango, en un 70%, y del grupo de inversión y valores Goldman Sachs en un 30%, tiene actividades en el sector de la restauración con establecimientos en España y Portugal, bajo marcas como Vips, VIPSmart, Starbucks, Ginos, T.G.I. Friday’s o The Wok, entre otros.Establecimiento del grupo VIPS en Madrid bajo su nuevo formato.

En 2014, último ejercicio hecho público, el Ebitda del grupo se situó en 20,3 millones de euros, 15,2 millones más (un 34,2%) que en el último ejercicio, cuando ya se había incrementado un 87% sobre el de 2012, que fue de 8,1 millones de euros. El beneficio fue de 0,6 millones antes de impuestos, frente a los 285.000 euros de pérdidas de 2013. Con una tendencia que continúa la mejoría, a juicio de la directora general de Vips, VipSmart y Ginos, Beatriz Pardo, las ventas totales de hostelería de las distintas marcas del grupo ascendieron a 319 millones.

Grupo Vips cerró 2014 con un total de 342 establecimientos en España y Portugal y 8.700 empleados, atendiendo a más de 120.000 clientes diarios. “Hemos salido muy reforzados de la crisis, bien posicionados y con mucha solidez financiera, tenemos una salud fuerte, estamos teniendo resultados al mismo nivel que cuando vendíamos cien millones de euros más”, subraya Pardo, para valorar la eficiencia del grupo y citar como ejemplo que ha recomprado el 49% de Starbucks España, que vendió para poder acometer el plan de transformación para el resto de las marcas, además de haber refinanciado fondos para acometer la renovación de la red.

De esta forma, en los próximos dos años, se prevé transformar el 80% de la cadena de Ginos y de Vips, adaptándolos al nuevo concepto de decoración con maderas más claras y asientos en rojo. En los próximos meses se van a transformar al menos 15 de los grandes Vips, y uno 20 establecimientos de Ginos, para abordar el resto en 2017. El crecimiento lo basarán con nuevas franquicias de servicios de Ginos y Vips en su marca Smart, que se viene a sumarse a los populares Vips en sus versiones de cafetería-restaurante con servicio de mesa, que han popularizado sus tortitas con nata, los batidos o el Sándwich Vips Club, y un tercero, que no se franquicia, que es la cafetería-restaurante con tienda, libros y prensa.

El grupo que en 1969 presentaba un concepto muy innovador en cuanto a horarios de apertura —fue el primero en abrir 24 horas auqnue ahora cierra entre las doce de noche y las tres de la madrugada, dependiendo de las ubicaciones—, intenta seguir aprovechando todas las ocasiones de consumo y para ello ha iniciado una nueva transformación, apostando también por los activos digitales.

Con el ejercicio de 2015 sin cerrar y un ritmo de aperturas constantes, no se puede hablar de cifras anuales, pero la facturación aproximada de cada local de VIPSmart al año se puede situar en una media de entre 600.000 y 800.000 euros, aunque hay otros en ubicaciones premium que lo doblan, como el que se encuentra en el Centro Comercial Plaza Norte 2, en Madrid, que factura unos 1,3 millones de euros.

La rentabilidad media se sitúa entre el 15 al 20% del beneficio bruto sin descontar gastos. El retorno de la inversión es inferior a cuatro años. Pardo argumenta que, al ser un concepto sin servicio de mesas, es más ligero a nivel de estructura de personal que un Vips tradicional y tiene mucha capacidad de adaptación en los periodos valle. “Al final, puede funcionar con pocas personas, con mucha flexibilidad de aumentar plantilla en picos de venta, lo que le convierte en una opción con rentabilidades porcentuales muy altas”.

Estos establecimientos, en opinión de su responsable, “están funcionando muy bien” en poblaciones de hasta 50.000 habitantes, tanto por parte de los clientes como de los franquiciados, porque son más sencillos de operar y más ligeros de inversión”. Dependiendo del tamaño, la puesta en marcha de un VIPSmart puede costar entre los 300.000 a 350.000 euros.

En cuanto a la competencia, Beatriz Pardo, sin dar de nombres, la sitúa en “aquellos operadores que den un servicio rápido, en mostrador; hablamos de todos los que sean de quick service pero que, también, sean capaces de tener la calidad de un casual danning, lo que para su grupo es un elemento diferenciador, y lo explica: “Por ejemplo, nuestras hamburguesas son carne cien por cien de vacuno gallego, por eso tardan ocho minutos en hacerse, no empleamos las que están preelaboradas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *