Como elegir un colchon?

¿Sabías que un tercio de la vida lo pasamos durmiendo?

Este dato no es menor a la hora de escoger un colchón, ya sea para vos o tu familia. En Falabella.com no solo queremos que elijas un colchón, también nos interesa que mejores tu calidad de vida. Creemos que con estos simples consejos, podemos ayudarte a que tengas un cambio cualitativo en ese tercio de vida que depende de un buen dormir. Tomáte un tiempo para revisar estos datos útiles, y así podrás decidir mucho mejor al momento de comprar.

1. Aspectos a tomar en cuenta antes de elegir un colchón

Lo primero que debés saber es que un mismo colchon dos plazas no sirve para todo el mundo, es por eso que existen tantos modelos. Lo importante es que el colchón se adapte a vos, no vos al colchón.

La clave de un buen colchón es que debe acomodarse a tu cuerpo, manteniendo siempre el equilibrio natural de la curvatura de tu espalda. No forzarla ni doblarla. Debe ser lo suficientemente firme para mantenerla en la posición correcta, y suave para amoldarse a ella.

El colchón que elijas debe estar regulado por tres factores básicos:

Tu peso y altura

La postura en que dormís

Tus requerimientos particulares

1.a Tamaño

el colchón ideal para vos debe tener al menos 10 centímetros más que tu altura.

1.b Peso

Lo importante del colchón en cuanto a tu peso es la firmeza y el soporte que debe tener. Un colchón óptimo debe ser firme en algunas zonas y más suave en otras; debe ceder en las zonas de menos peso y ser más firme en las zonas más pesadas del cuerpo, como la pelvis y los hombros.Colchones

Si es muy duro no se adaptará a tu columna y estarás adolorido por el esfuerzo de mantenerte erguido. Si es muy blando, tu cuello se verá resentido al estar alineado con tu espalda.

Un buen colchón debe entregar soporte para todos los puntos de tu anatomía y mantener la curva normal de tu forma corporal.

1.c ¿Cómo dormís?

Un factor importante que debés tener en cuenta es la posición en que dormís, ya que ello te dará más pistas de cuáles son los modelos que mejor se adaptan a tu cuerpo.

De lado: Se dice que ésta es la mejor posición para dormir. Es importante que cuides la línea de la espalda con una almohada que cubra el espacio existente entre el cuello y el hombro. Para esta posición es recomendable un colchón que combine firmeza y suavidad, para adoptar tu cuerpo de la mejor forma. No es recomendable un colchón muy firme, porque necesitás amoldar ciertos puntos y contener otros.

De espaldas: Esta postura no es la más recomendable, pues es más difícil mantener el equilibrio de la curvatura cervical. Lo mejor es usar una almohada que llene el espacio entre el colchón y la nuca, para mantener la postura cervical en posición neutra. Para esta posición es recomendable un colchón un poco más firme, que te de apoyo necesario para la nuca y la región lumbar.

Boca abajo: Esta posición es la menos recomendable, porque fuerza la curvatura de la espalda de manera poco armónica. Si es que ésta es tu posición para dormir, debés elegir un colchón firme, para que te de buen apoyo en la nuca y en la región lumbar.

1.d Tus requerimientos particulares

Otro factor muy importante a la hora de elegir tu colchón depende también de tus propias necesidades. Debés sentirlo cómodo, y debe adecuarse a lo que querés.

Dolor de espalda: El dolor de espalda puede verse atenuado o aumentado por la calidad de tu colchón y por la postura que elegís al dormir. Es importante que consultes con tu especialista si tenés algún problema, para que te oriente específicamente en tu caso. Recordá que la calidad del colchón es vital.

Rango de precios: El colchón es de vital importancia para tu salud y tu espalda. Recordá que al comprar un colchón estás haciendo una inversión. Un buen colchón dura mucho tiempo, un colchón de baja calidad dura mucho menos y puede provocar secuelas a largo plazo para tu espalda.

2. Aprendé a reconocer las partes claves de un colchón

Tal vez a primera vista te confundís con las partes, tecnologías y materiales que tiene cada colchón, y es ahí donde no sabés cómo determinar cuál es el mejor para vos. Pero no es tan complicado como parece, sobre todo si te lo explicamos nosotros. A continuación te daremos algunos datos para que conozcas mejor las claves al elegir un colchón.

2.a Lo más importante es el equilibrio

Tal como vimos anteriormente, lo más importante es el equilibrio que el colchón le entrega a tu cuerpo. Los resortes del colchón son los que te entregan el apoyo necesario para un buen descanso. Es importante que sepas que la tecnología de resortes empleada y el grosor de éstos, determinan la calidad de tu colchón. Los colchones alta densidad de alta calidad actuales son más gruesos o altos de los que se vendían hace 15 años.

Los Box Spring vienen divididos en dos cuerpos independientes, formados por la base y el colchón. Estas dos partes se combinan para entregarte la máxima comodidad (si querés saber más de las características de los Box Spring, revisá la guía de compra que hemos preparado especialmente sobre ellos).

2.b El soporte

El soporte que te da el colchón está directamente relacionado con el número de resortes.

2.c El nivel de comodidad

El nivel de comodidad depende del acolchado. Podés escoger un colchón extra firme, uno firme o uno que te de más sensación de suavidad. En todos los casos necesitarás de un soporte firme.

2.d El relleno

El relleno del colchón es tan importante como el número de resortes que tiene. Es conveniente que elijas siempre los mejores materiales y las espumas más densas. A mayor cantidad de relleno y acolchado, mayor firmeza y mejor forma del colchón.

2.e La calidad de la cubierta

La calidad de la cubierta del colchón determinará su resistencia al uso y al desgaste, por tanto será lo que te dará la sensación placentera al contacto con tu piel. A mayor calidad, mejor sensación. Las mejores telas son las que tienen más porcentaje de algodón, son más suaves y duraderas.

2.f Un buen soporte

Un buen soporte a lo largo de los bordes del colchón aumenta la superficie de descanso y protege los costados del colchón.

3.Ya elegiste tu colchón, ahora te damos los mejores consejos para cuidarlo.

¿Sabías que la duración promedio de un buen colchón es de 10 años? Es importante un cuidado correcto, para que así lo mantengas en las mejores condiciones por más tiempo.

Acá te daremos datos útiles que te servirán para aprovechar al máximo las bondades de tu colchón:

Es recomendable que cambies el colchón y la base al mismo tiempo. Recordá que los colchones baratos actuales son más pesados que los antiguos, por lo que necesitan un mejor soporte. Un colchón nuevo en una base vieja se estropea antes. Intentá renovar el juego completo.

Cuando ubiques el colchón sobre la cama aseguráte de que la cama no tenga bordes que pudieran dañarlo.

Es recomendable que ventiles el colchón todos los días entre 5 y 10 minutos.

Una vez a la semana debes pasar la aspiradora por el colchón. De esta manera evitas la acumulación de ácaros que pueden provocar alergias y asma a vos o a tu familia.

Una vez al mes es recomendable que des vuelta tu colchón, girándolo de izquierda a derecha y de la cabeza a los pies. Con esto prolongás la vida útil.

No dobles el colchón, ya que los materiales internos pueden dañarse. Si necesitás pasarlo por la puerta tratá de hacerlo muy suavemente.

Cuando tengas que transportar el colchón lleválo de lado, ya que así es más fácil maniobrarlo.

4. ¿Cuándo debés cambiar tu colchón?

Como ya te contamos, la vida útil de un buen colchón es de 10 años. Sin embargo, existen algunos datos que pueden ayudarte a saber si tu colchón ya no está funcionando como debería.

Si te levantás en la mañana y tenés la sensación de no haber descansado lo suficiente: el colchón que ya no cumple la función básica, que es ayudarte en tu descanso, por tanto es un colchón que ya no te sirve.

Si cuando te acostás sentís que el colchón es demasiado suave o te caés al centro de la cama debido a un desnivel, es porque el desgaste y uso terminó por cambiar su forma natural. Lo fundamental de un colchón es darte un descanso parejo que se acomode a tu cuerpo. vos no tenés que preocuparte de encontrar un punto de equilibrio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *